miércoles, 21 de enero de 2015

MÍA (SOLO MÍA)

     Imagen sacada de la red

Hoy después de salir con mis amigas y tomar unas copas de mas.
Decidí recriminar la actuación, sigo insistiendo y golpeo reiteradas veces la puerta con mis puños. ¡¡¡ssshhh ¡¡¡  Me hace silenciar una voz conocida
Susurro a la vez que apoyo mis manos a la pared para no caerme
Me mira sorprendido, mi mano no se aferra a la pared como hubiera deseado y comienzo a deslizarme hasta el suelo, de repente salta hacia
mi y me coge de la cintura para que no consiga llegar hasta el suelo.
Intento apartarme de su amarre pero los zapatos de tacón no me ayudan a mantener el equilibrio, así que desisto y dejo qué sea el quien me levante.
Sus ojos se dirigen hacia mi escote que  ahora ya ha dejado de ser sutil,
Me apoya en la pared del pasillo y se queda en la puerta, intento, torpemente, llevar las manos hacia mi propio cuerpo para darle a entender
que puedo aguantarme sola.
Parece que mi presencia le ha alterado más de lo que imaginaba,
Clavo mis ojos en el intentando averiguar qué le está sucediendo y la razón de su extraña actitud. Hoy estás demasiado borracha para pensar con coherencia.
Me giro sobre mis torpes tacones e intento alejarme pero los brazos amarrando mi  cintura me hacen parar.
Me inquiere mientras sigue aferrado a mí, sus labios apresan los míos
Y me sucumbe a un baile tan apasionado como sorprendente, su lengua recorre cada rincón de mi boca hasta que consigue hallar la mía para hacerla
danzar. De repente siento un pequeño dolor en mi labio inferior, me esta mordiendo con rabia, sien embargo mi cuerpo se acerca más al suyo para sentir qué es lo qué está pasando. A pesar de tener los ojos cerrados, puedo adivinar la expresión de su cara. Unas pequeñas arrugas en su frente, signo de inquietud. Sus ojos azules abiertos para contemplarme, me separo un instante para poder tomar el  oxigeno que necesita mi cuerpo para mantenerse vivo. Se me escapa un gemido, tal vez sea una respuesta al placer que siento al ser invadida de esa forma tan arrebatadora o quizás sea la excitación que me ha producido sentir su hinchado sexo sobre mis caderas
por fin consigo abrir los ojos y me derrito al ver esa excitación plasmada en su rostro, Las mejillas están bañadas en un bonito color rojo, sus ojos llameantes se clavan a los míos, si quiero lo que me va a dar…musita a la vez que siento una de sus manos recorrer mi sutil escote, respondo con una sonrisa.
Su mano se para justo en el bulto que hace mi  sujetador donde esconde el pecho derecho en el que un duro y punzante  pezón deseando ser acariciado.
Jadeo al sentir sus dedos apresando mi pequeño botón erecto. Mi corazón empieza a latir a un ritmo imparable puedo ver como mi pecho se alza por la fuerza de ese pequeño órgano que bombea sin cesar. Abro mi boca al mismo tiempo que siento mi excitación comienza a aparecer entre mis piernas, entre tu ardiente sexo.
Sus dedos siguen presionando mi pezón cada vez más fuerte con más rabia,
La mano libre recoge las mías y las coloca en la pared por encima de mi cabeza. Me tiene atrapada sexualmente excitada para él, tras mirarme unos segundos, baja su boca hacia mi canalillo y empieza a lamerlo. Como si fuera un caramelo, como si estuviese saboreando un helado en cualquier día de calor intenso, regresa su mirada hacia mí.
Todo un manjar para devorar, me vuelve loco solo pensar que voy a degustar de esa excitación que llega hasta mí. Huelo la lujuria que se ha despertado entre tus piernas, entre tu ardiente sexo.
Abandona el pezón y arrastra sus manos hasta el límite de mi falda, justo dónde deja de ser tela para convertirse en piel. Me toca suavemente quiere hacerme esperar ese descontrol que será sentir sus dedos cerca de mi ardiente sexo.
Intento mantener mi cordura pero no lo consigo lo miro con picardía y vuelve a invadir mi boca. Me gusta cómo me besa, como me hace suya.
Cómo me envuelve en deseo, por fin noto sus dedos acercarse a mi húmeda lencería, sigo pegada a la pared, sigue besando mis labios y mis manos continúan aferradas a su mano izquierda.
Abro lentamente las piernas, dejándolo pasar, dando libertad a sus movimientos. No me hace esperar cosa que me reconforta. Siento como acaricia mi sexo con la palma de la mano por encima de mi escueta lencería.
Quiero que me la aparte y que mi piel toque la suya, deseo que me haga volar y me lleve a una tórrida locura, sin embargo no parece que quiera hacerlo con prisas,  restriegate en mi mano quiero percibir en mi mano el calor de tu deseo, inicio un baile sobre su torso y puedo adivinar que a pesar de tener una fina tela que nos separa mi humedad lo impregna.
Continuo mis movimientos cada vez más rápidos, más intensos, más primitivos. De repente una oleada de placer comienza a invadir mi cuerpo,
Estoy llegando a un orgasmo increíble con tan solo frotar mi clítoris sobre él.
Gimo, grito y aúllo en su oído al llegar al clímax. Mis mejillas están sonrojadas
mis pezones están cada vez mas duros, y mis labios se muerden una y otra vez debido al gozo al que he sido sometida.
Me vuelve a besar con la misma intensidad que las veces anteriores,
De repente siento frío entre mis  piernas, ha apartado su mano ¿dónde está?  Me pregunto sin interrumpir ese ardiente beso. La respuesta no se hace esperar, la tiene cerca de nuestros rostros. Aparta sus labios de los míos y coloca su mano entre ambos, sonríe perverso cuando ve que en ella se encuentra restos de mi orgasmo.
Se los lleva a la boca y los lame con su lengua, me hace enloquecer. Me hace perder el juicio ver como atrapa mi esencia y la devora.
Saborea una y otra vez la mano hasta dejarla limpia, me agarra con fuerza  mis manos y me hace pasar hacia su hogar.
No soy capaz de balbucear ni una sola palabra, pero él ya ha cerrado la puerta, y me tiene otra vez pegada a la pared del pasillo, su mano vuelve a mi sexo sin embargo esta vez es más lujuriosa.
Aparta la prenda hacia un lado, me introduce dos dedos de golpe. Me vuelve a besar, ardiente y posesivo a la vez.
Sus dedos comienzan a bombear en mi interior me está enloqueciendo, de repente mi sexo es sacudido con fuerza ya participan tres dedos en este juego erótico, jadeo, grito y aúllo en su boca cuando siento el orgasmo en mi interior. Si supieras la de veces que te he imaginado así, me susurra mientras recorre con su lengua mi cuello.
Sigue moviendo sus dedos dentro de mí, y siento como mis piernas empiezan a flaquear, necesito apoyarme en algo, de los contrario caeré, no me había dado cuenta que mis manos estaban libres y su mano había bajado hasta su cremallera, , estoy perdida. Miro hacia abajo y no puedo ver que está haciendo su cuerpo esta pegado al mio y mi escueta falda arrugada hace un pliegue en su cintura.
Pero no hace falta ver para saber que pretende, con las rodillas abre un poco más mis piernas y hace que me resbale hacia el suelo, pero no caigo me tiene sujeta.
 Su gran erección se esta presentado a mi humedad, mi calidez, mi ardiente sexo lo reclama con palpitaciones, no se hace esperar, lo introduce con fuerza, grito ante la embestida. A pesar de estar mojada, es tan enorme que  mi sexo ha sentido un desgarro. Como si fuese la primera vez, como si hubiese roto mi himen de nuevo. Una vez dentro agarra mis piernas con fuerza y las atrapa a su cintura.
Deja que te posea tal como he soñado hacerlo desde el momento que clavé mis ojos en ti.
Llevo mis manos a su cuello, quiero estar segura de sentir cada enviste, cada penetración, cada látigo de placer, lleva su boca a la mía, me muerde, me lame, me devora.
Su rostro empieza a brillar por del sudor y un magnifico aroma a sexo comienza a rodearnos, clavo mis uñas en su espalda, necesito más mucho más.
No te puedes imaginar la de veces que me he masturbado pensando en ti, balbucea a la vez que me enviste con más fuerza, con más pasión, me derrito
Me encanta ser el objeto de deseo de alguien y sobre todo de el.
Musito entre pequeños jadeos y mueve sus caderas con ritmos mas cortos y fuertes, no soy capaz de controlarlo.
Siento como mi flujo impregna más y más su sexo, lo quiero así dentro de mí,
Dándome todo el placer que necesito, lo miro, , me besa, acepto el beso y con espasmos en nuestros cuerpos, llegamos al orgasmo.
Grita de placer cuando su polla empieza a escupir su semen dentro de mi cuerpo.
Le contesto con los mismo gemidos y clavando aun mas mis uñas en su espalda, , me encanta como me ha llevado a la locura,
Como nuestros cuerpos se han hecho uno tan solo para sentir un apoteósico placer sexual, no quiere soltarme, noto mi clítoris palpitar con fuerza
todavía pide más.

Susurra a la vez que coloca mis pies en el suelo y atrapa con sus manos mi rostro, me besa de nuevo pega su cuerpo contra el mio y baja la mano derecha para tocar mi sexo sus dedos van resbalando por mis muslos, recorre mi piel sin pedir permiso, retira su boca para musitar, solo mía.

Maica
 Copyscape Plagiarism Checker .Safe Creative #1009057245180

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sin tu comentario este blog no vivirá
gracias