martes, 13 de enero de 2015

MIA

Imagen sacada de la red

MIA Estaba dispuesta a hacer todo lo que él le pidiera y así se lo hizo saber… entonces él, la puso a prueba… Le dio la dirección de un pub. Su vestuario sería, camisa desabotonada hasta debajo del pecho, falda estrecha y corta, medias, liguero y tacones… nada más… ni sujetador ni bragas… Debería entrar y sentarse en la barra. Él estaría sentado en algún rincón, observándola, controlándola… Antes de salir de casa se miró en el espejo, esperaba que la ropa que había elegido le pareciese bien… se había puesto una blusa roja entallada, lo que hacía que la abertura del escote se pronunciara más. La falda era negra y de tejido elástico, con lo que se quedaba pegada a su cuerpo. Se sentía un poco incómoda pues se pegada tanto que se notaban las tiras del liguero pero, tampoco quedaban mal... eran insinuantes. Se puso sus zapatos rojos y se volvió a mirar... se dio un aprobado alto. Así que, salió y se dirigió a la dirección que le había dado. Cuando entró en el pub echó un vistazo, la decoración era lúgubre y la escasa luz no ayudaba a mejorarla, al menos la música estaba bien, era… sensual. Había cuatro tíos sentados en la barra que, nada más entrar, le habían hecho un chequeo visual de cabeza a pies, un par de parejas dándose la fiesta en las mesas y… él. Fue a acercarse, pero con un gesto serio, le indicó que su sitio era la barra. Así que cambió su rumbo y se sentó en un taburete. Al hacerlo, la falda se subió bastante y se dio cuenta de que el encaje de la media quedaba visible. Haciendo intención de bajarse la falda le miró… él movió la cabeza dejándole clara la negación a su intención… ella obedeció. El camarero se acercó para preguntar que quería, ella contestó que una coca-cola. Éste se quedó en silencio delante de ella, su mirada estaba clavada en su escote y se sintió agobiada. Miró hacia él y sintió rabia al ver como sonreía ante la situación… volvió a mirar al camarero y le espetó “he dicho una coca-cola”. El camarero levantó la vista y le dijo “si claro, ahora mismo”… Con la mirada perdida en los hielos de la bebida, no dejaba de darle vueltas a la situación… ¿Qué es lo que él quería que hiciese? ¿Qué sentido tenía ésto? No tardó en acercarse uno de los hombres que había en la barra… preguntó si podía invitarla, ella le miró un momento, no le pareció desagradable, y… dudó. Miró hacia el lugar donde estaba él sentado… esta vez su gesto fue afirmativo… ella volvió a mirar al extraño y le contestó con un escueto sí. El tipo la miraba de arriba abajo, ella intentaba no mirarle pero se presentó y se dispuso a besarla, ella respondió fríamente a los besos... al apartarse, apoyó su mano en el muslo de ella… se tensó, buscó inmediatamente su mirada…un leve gesto afirmativo se dibujó en sus ojos… así que no le quitó la mano…. Comenzó a contarle cosas a las que ella no prestaba atención y mientras lo hacía iba acariciando su muslo sutilmente y ascendiendo poco a poco… Ella miraba hacía él intentando buscar un gesto, algo que la sacase de la situación, pero la mirada de él era impasible… Entonces, dio un largo trago a la coca-cola y decidió actuar… cogió al extraño por la solapa de la chaqueta y le besó… Éste no tardó en reaccionar y en menos de un segundo ya tenía una de sus manos en sus pechos y los masajeaba con ansia. Sintió placer y se estremeció, los pensamientos se agolparon en su mente… se estaba excitando… pero… ¿Debía hacerlo? ¿Era eso lo que él quería? Sin dejar de besarle miró hacia él… seguía serio, firme… pero vislumbró en su mirada un brillo lujurioso y perverso. Entonces ella se giró más y abriendo las piernas se apretó contra el extraño, que sin dejar de meter la mano por el escote de su camisa, al ver el camino abierto, metió la otra mano entre sus piernas y comenzó a acariciar su coño. Y mientras el extraño a dos manos, se despachaba a gusto, ella le miraba a él fijamente. Pero cuando éste le introdujo un dedo, ella cerró los ojos y gimió. Entonces él se levantó de pronto, pasó por delante de ellos mirándola fijamente y salió del pub… Ella se quedó helada… ¿Y ahora que hacía? Pero su cuerpo reaccionó rápidamente… apartó de golpe al extraño y salió corriendo tras él… Consiguió alcanzarle a la altura del coche… “¿Era eso lo que querías? ¿Estás contento?” preguntó ella… Él se giró, la cogió por la cintura, la atrajo a él... y con una sonrisa le contestó “Si”. Ella intentó hablar pero él la besó… intentó apartarse, pero fue inútil… al momento estaba rendida a él. La soltó y le ordenó que entrara en el coche… ella así lo hizo. Intentó hablar de nuevo y él volvió a besarla, su mano bajó hasta su pecho y le pellizcó el pezón… ella emitió un leve quejido al que él respondió apretando más y mordiéndole el labio… Cerró los ojos y se dejó hacer. Entonces él retiró la mano de su pecho y la metió entre sus piernas, ella las cerró instintivamente y él le dijo con enérgica voz “ábrelas” y sin miramientos le introdujo tres dedos en el coño… Ella se arqueó al sentirlo, él agarró su pelo con la otra mano y tiró hacia atrás con firmeza… una ola de dolor y placer recorrió su cuerpo. Él comenzó a mover sus dedos dentro y fuera salvajemente y ella se retorcía jadeando sin poder evitarlo… estaba a punto de correrse. Abrió los ojos y le miró implorando que la besará… puso su boca pegada a la de ella, prácticamente rozándole los labios pero, no se lo permitió… Ya no podía más, el orgasmo era inminente y con un pequeño hilo de voz, ella le suplicó “…por favor” entonces, sonriendo lascivamente, la besó y ella explotó en un orgasmo como nunca había tenido… Él la abrazó y cuando consiguió recuperar el aliento le miró y, sin apenas fuerzas, le preguntó “Pero… ¿Por qué?”. Él la cogió de la barbilla y besándola dulcemente le contestó “Porque eres mía”.

_PuTaDeZuL_
Maica Copyscape Plagiarism Checker .Safe Creative #1009057245180

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sin tu comentario este blog no vivirá
gracias